llenatedevida

Los serums o sueros cosméticos son tratamientos altamente concentrados que reparan en profundidad el cutis. Contienen una gran concentración de activos que se absorben de forma inmediata. Se les denomina serums debido a su formulación que, al principio, se constituía sobre una base acuosa, aunque hoy día pueden encontrarse también en forma de emulsión o gel.

Este cosmético cuenta con numerosas adept@s, ya que sus efectos y la confortabilidad de su uso hace que sean muy preciados. Pero, ¿cómo son exactamente y qué pueden hacer por nosotr@s?

El nombre de suero, o serum en latín, tiene su origen en el famoso «suero de caballo». Hace ya bastantes años se utilizaba suero extraído de la sangre de este animal para realizar preparados destinados a combatir las arrugas. Aunque hoy está en desuso, la cosmética ha seguido denominando suero a estos concentrados de activos.

 

Hay que tener claro que no es necesario esperar a tener arrugas para usar un serum, ya que existen sueros para tratar problemas de cualquier edad y tipo de piel. Hasta hace unos años los sueros eran un cosmético elitista al alcance sólo de unos pocos bolsillos, ya que debido a la gran cantidad de activos de su fórmula resultaban caros. Hoy, sin embargo, se les puede encontrar en numerosas líneas cosméticas y a un precio asequible.

Hay todo tipo de serums y para casi todos los problemas cutáneos: serums seboreguladores, para tratar el exceso de grasa de las pieles y equilibrarlas; serums despigmentantes que aclaran las manchas cutáneas; serums altamente hidratantes y nutritivos para pieles muy secas o con problemas de pérdida de agua; serums reafirmantes de efecto tensor inmediato y a largo plazo… Pero es cierto que los más conocidos y usados son los serums anti-envejecimiento que tratan los signos del paso de los años, como las arrugas.

Aunque existen multitud de serums muy diferentes, todos cumplen cuatro reglas básicas:

  • alta concentración de componentes
  • absorción inmediata
  • acción rápida
  • y reparación profunda

 

Algo que, podemos pensar, también publicitan algunas cremas cosméticas. ¿Qué es mejor, entonces, una crema o un suero? Son muy diferentesaunque a veces contengan activos similares y traten problemas similares. En unas pocas gotas de suero están concentrados a menudo la misma cantidad de activos que en una crema de 50 mililitrosLas cremas no contienen tan alta cantidad de activos ni su acción es tan instantánea ya que deben cumplir otras características propias de su formulación cosmética, como la hidratación de la piel a lo largo del día, el efecto barrera, la confortabilidad de su uso, la protección solar, etc.

Según los dermatólogos, los serums no deben usarse solos, especialmente durante el día, ya que no ejercen de barrera frente a las agresiones medioambientales como hacen las cremas, ni contienen filtros solares que protejan de la acción de los rayos ultravioletas. Es cierto que muchas mujeres los usan solos debido a que su rápida absorción y el hecho de que estén libres de aceites las hace sentir con la piel más limpia. En estos casos se recomienda usar el serum por la noche.

Aún así, hay que tener en cuenta que los sueros son un cosmético complementario, es decir, un refuerzo o un tratamiento de choque que requiere el uso posterior de una crema de día o de noche. Por ello se recomienda usarlos para potenciar un tratamiento determinado y en aquellos casos en que la piel necesite un aporte extra de activos.

Trucos para hacerlos más efectivos

Para conseguir un efecto relajado y un lifting instantáneo y espectacular, añade unas gotas de serum  al fondo de maquillaje y aplícalo sobre el rostro antes de una fiesta o una cita.

Usa un serum super hidratante si trabajas en una oficina, viajas en avión o debes pasar algunas horas en un ambiente extremadamente seco, evitarás la deshidratación.

No olvides aplicar el serum  en las manchas cutáneas de las manos y el escote. Aunque sea un producto facial, también puede usarse como tratamiento puntual en otras zonas

Aplica el suero en el rostro con un suave masaje circular y desciende hacia el cuello y el escote para que éstos reciban también el preciado líquido

Para conseguir que los activos penetren más profundamente en las piel, limpia y desmaquilla bien el rostro y el escote antes de aplicar el suero

Usa el suero a diario. Sólo así conseguirás resultados a largo plazo, ya que es un tratamiento que repara en profundidad y no un cosmético de uso puntual

 

 

¿Para qué sirve y cómo se aplica correctamente?

El sérum nos aporta una máxima hidratación, nos deja una piel suave gracias a su textura ligera, resalta el brillo de nuestro rostro, corrige las manchas y consigue una coloración más uniforme y luminosa. Pero para conseguir todo esto es necesario aplicarlo correctamente, pues de lo contrario no obtendremos los resultados deseados.

 

  • En primer lugar, debemos utilizar un desmaquillante para eliminar cualquier resto de maquillaje del rostro.

  • A continuación, hemos de limpiar muy bien la piel de la cara con algún jabón suave y agua tibia. De esta forma la dejaremos limpia e impoluta para poder aplicar el sérum.

  • En tercer lugar, pondremos 2 ó 3 gotitas de sérum facial en la yema de los dedos e iremos extendiendo el producto con movimientos suaves por el rostro, el cuello y el escote. Es recomendable evitar la zona del contorno de ojos.

  • Así de fácil haremos que nuestra piel recupere la luminosidad y el brillo naturales, estará cuidada tanto por dentro como por fuera. Lo ideal es utilizar el sérum cada día o noche antes de aplicar la crema hidratante, aunque también se podría aplicar solo, si luego nos ponemos un protector solar.

    Ahora que ya conoces todos los secretos del sérum, ¿a qué esperas para probarlo? ¿Ya has incorporado este producto en tu rutina facial?

  • Una vez nuestra piel haya absorbido el sérum, finalizamos la rutina utilizando una crema hidratante para acabar de nutrir la piel en profundidad.